Monday, November 06, 2006

La noche de las nacionalidades y las discotecas vacias

Historia de un viernes por la noche. Todo comenzó con un pica-pica en casa de unas amigas chinas que viven con unas chicas griegas y una belga. A dicho acto lúdico-festivo acudimos un colega holandés y un servidor. Allí comimos pastelitos chinos (ya que celebraban el día de la Luna), galletas danesas y bebimos cerveza holandesa.

En mi afán de estender la salsa traspasando barreras culturales, intenté enseñar los pasos básicos a una de las helenas. Las chicas de Beijing quedaron tan fascinadas por mi juego de caderas que decidieron acompañar al Bombardero de Leiden (el amigo holandés hace boxeo) y al Tigre de Singuerlín a un garito de salsa. Allí nos presentamos y continuamos la noche en la salsoteca, que estaba totalmente vacía. El holandés haciendo de holandés, esto es. Bebiendo cerveza en la barra. Yo, haciendo de profesor de salsa de dos alumnas chinas, muy cómico. En la salsoteca nos encontramos a dos colegas, un mexicano y un ecuatorrusomex (nacido en Ecuador, criado en Rusia y acabado de madurar en México). Viendo el poco ambiente decidí ir con estos dos chicos y una de las chinas a Incasa, la discoteca de Leiden.

Desolador, es el adjetivo que me vino a la mente nada más entrar en la discoteca. No había nadie, sólo unas 20 personas repartidas en 2 salas. Lo que acabo de matar la noche fue cuando le pido al DJ que ponga algo latino, aunque sea la de Shakira. La respuesta del DJ: “No tengo ese tipo de música. Estoy en medio de un concurso de Djs. No os puedo ayudar”. Resulta que había 6 o 7 Djs turnandose a los platos durante la noche y que los 20 asistentes eran sus coleguitas.

La maravillosa velada acabo con la emotiva entrega de premios, con los amigotes jaleando a su DJ favorito y los latinos aburriendonos:


Yo: “Esto es un aburrimiento”

Mex: “¿Y qué quieres haseeerr?”

Yo: “Podriamos gritar insultos en castellano, nadie lo entenderá y reduciremos nuestra frustración”

Mex: “No mames güeeeey!!”

Yo: “Si, ya verás. Rubiooo!!! ¿De qué coño has salido?!!”

Mex: “Pendejooo!! Pinche güey!!!”

Yo: “Maricón de mierda!!! Me cago en tu puta madre!!!”

Mex: “Hijo de la chingada!!!!”

Yo: “Ufff, que bien me he quedado manito”

Mex: “Sierto, estuvo padrísimo”


Al final, salvamos la noche.

1 comment:

Francesc said...

Jajajjaja estais fatal, vaya par!!!