Wednesday, January 10, 2007

Gente - MACS

Voy a hablar de gente que pasa por mi vida y que por alguna extraña razón, me marcan. Es ese tipo de gente que son peculiares, que salen de lo corriente por su actitud, su manera de afrontar la cotidianeidad. Por esa gente de la que te gustaría que se te pegara algo, por esos héroes anónimos, por ellos hoy empiezo, a ver cuánto me dura el ánimo.

El primero va a ser MACS, Martín Alejandro Carmona Selva, excompañero de trabajo, puesto que viendo su web me ha apetecido escribir esto. Martín al principio no atrae, para que nos vamos a engañar. Es un tipo, corpulento, si, digamos que su barriga es corpulenta, su espalda es corpulenta, todo él es corpulento, cada uno de sus gemelos es como mi cabeza. Va siempre acelerado, como nervioso, a trancas y barrancas, como atolondrado, siempre acalorado. Con sus gestos que ya son tics. A veces te mira con unos ojos que parece que te quisiera arrancar la cabeza. Cuando habla, parece que quiera batir el récord de palabras por minuto, cosa que al principio, viniendo de un argentino con acento argentino cerrado, resulta cuanto menos una experiencia dolorosa. Digamos que si te dejas llevar por las primeras impresiones y la superficialidad no establecerías contacto con Martín.
Pero Martín sorprende. Siempre está apunto para darte una respuesta, para levantarse de la mesa del trabajo y echar un vistazo a tu ordenador que sigue funcionando mal. No hay momento en el que no desprenda buen humor y alegría. Siempre tiene un comentario afilado, una puntualización graciosa, una anécdota o un chiste a punto. Oh los chistes, cada día había repertorio nuevo, 2 o 3 por lo menos. Míticos los de las abuelas y sus consoladores. También mítica su imitación de un Paraguayo, que con voz de oso atronaba día si día también por la oficina. Míticas las sillas que se cargó por "dejarse caer" sobre ellas, o las mil veces que se manchó la ropa (en la oficina, el quita manchas de la ropa seguramente se compró por él) o las veces que ha derramado el café.
A parte del buen humor, Martín destaca por que tiene interés por todo. Se fija en los detalles, en las situaciones cotidianas que nosotros no vemos y las mezcla con su humor, creando unas historias que hacían que el regreso a casa pasará rápido. Quiere saber, lee, aprende, experimenta, juega, pregunta, mira, haciendolo todo alegría. Eso se transmite, cuando ves a alguien que hace interesante cada momento y cada experiencia de su vida, por simples que sean, quieres que algo se te pegue. Todo hecho con modestia y humildad, si ya se que humildad y argentino no pegan, pero bueno, es así. Es así, una fuente de sorpresas de efecto retardado, que se activa cuando has dejado atrás la etapa de la superficialidad.
Y es que siendo como un oso, como no le vas a coger, perdón, agarrar cariño.

Para acabar, una de sus frases recurrentes: "don't expect me to fit in your world, I can barely fit in mine"

PD: huelga decir la sobada frase de "si todo el mundo fuera como" la gente de esta serie de artículos "el mundo sería un lugar mejor para vivir"

2 comments:

macs said...
This comment has been removed by the author.
macs said...

¡Gracias Dr.!

¡Usted es, no solo muuuy observador, sino un Amigo -sí con mayúsculas-!

Da gusto saber que vd. también me considra un Amigo.

Ahora no escribo nada más pues ya le dije todo por mail y no quiero "tchrabajar en balde"